jueves, 28 de febrero de 2013

La "Reconquista" de los Católicos



Próxima entrada de blog, uno de los temas que aún me sigue sorprendiendo que se siga estudiando como tal en los colegios e institutos de España. Es un término que con sólo saber las fechas ya pierde su sentido, se considerá que comenzó con la batalla de Covadonga (año 722) y finaliza con la toma de Granada (año 1492) Son 770 años de "Reconquista", lo que hace que esa palabra esté totalmente fuera de lugar.
Todos sabemos que la historia la escriben los ganadores, pero sabemos que eso no significa que fuera como tal. Por suerte tenemos documentos de ambos lados y contrastándolos podemos deducir qué pasó, cómo fue y por qué.


8 Siglos de Historia. En el 711 llegaron los árabes a la Spania visigoda. Según ciertos historiadores este hecho fue positivo, como sostenía Stanley Lane-Poole, el cual decía que toda la grandeza de España se debía a este período, mientras que la época de decadencia era una consecuencia de la expulsión árabe de la Península.

Antes de entrar en materia aclaremos un par de detalles que aunque son obvios parece que no se les hace mucho caso. Hay mucho mito acerca de la expansión de un pueblo del que no se sabía prácticamente nada hasta el año 637, con la caída del pueblo sasánida en la batalla de Kasidyya a manos de las tropas musulmanas. Según la historia “oficial”, en poco más de 30 años, los árabes se extendieron por prácticamente toda Asia, gran parte del Norte de África y la entonces Spania visigoda a sangre y fuego. No hay que ser un experto en física para darse cuenta de que no hay tiempo de desplazarse, llegar, pelear, asentar, recuperar y partir.

Llegados a este punto sólo queda plantearse dos opciones, o las fechas no están bien, por lo cual tendríamos que replantearnos de nuevo la Historia  de medio mundo, o simplemente hay una explicación más simple pero más controvertida. El Islam.

Siempre se dice que la historia la escriben los que vencen y no hay nadie con más experiencia en escribir la historia como el catolicismo. El problema es que cuando se altera la historia en tu favor hay que dar muchos datos para que no descuadre demasiado y si no se revisa bien pueden ocurrir pequeños fallos de tiempo, distancia, etc., que no siempre pasan desapercibidos.

Antes de continuar solamente quiero aclarar que esto no se trata de ningún debate religioso, de si unos son más buenos que otros ni nada por el estilo. Es Historia, está ahí, sólo hay que leerla.


Prosigamos, sin alejarnos demasiado en el tiempo, comencemos hablando de la ocupación visigoda. Los visigodos se establecieron en la Península a partir de la derrota en el sur de la Galia en el 507 (Batalla de Vauillé), hasta la batalla de Guadalete en el 711, donde fueron derrotados a manos de los árabes.
Cuando se utiliza el término Reconquista, se refiere claramente al religioso. Catolicismo frente al Islam y el prefijo re- hace referencia a recuperar algo que les fue arrebatado. Llegados a este punto tendríamos que plantearnos cuánto valen los años de unos respecto a los de otros. Los visigodos a partir del año 507 se establecen en la Península, pero hay un pequeño problema, hasta el año 589 no se convirtieron al catolicismo, su creencia era el arrianismo y lo abandonaron bajo exigencia por la incorporación política hispanorromana y la conversión de Recaredo al catolicismo. Resumiendo, hasta el III Concilio de Toledo (589) la Península Ibérica era contraria al Catolicismo.

Es decir, 122 años bien valen el término Reconquista frente a 781 de Invasión, por eso decía que parece que los años no se miden con el mismo rasero.

El arrianismo, explicado muy brevemente, es un tipo de cristianismo original, sostenía que Jesús era hijo de Dios, pero no Dios en sí mismo, para que nos entendamos, nada de Padre, Hijo y Espíritu Santo. Por qué explico esto, muy sencillo, la religión siempre a jugado un papel muy importante en las diferentes batallas de la historia, pero en este caso su peso era mayor, puesto que ayudó a sobremanera a la expansión del Islam por la Península y medio mundo.

No olvidemos que hasta el Concilio de Nicea del año 325 el cristianismo era cristianismo, con sus múltiples variantes dependiendo de a que Evangelio fueran adeptos, recordemos que había más de 30 Evangelios diferentes. El cristianismo, salvo en los 4 Evangelios que conocemos hoy día, hablaba de un Jesús que era más persona que divino, esto lo hacía muy sencillo para las personas, que solamente seguían los ideales dichos por una persona a la cual se los había trasmitido Dios. Con el paso de los años el Catolicismo se abría paso con fuerza, a base de grandes contratos con nobles, reyes, etc. Hasta que en el año 325 hacen oficial su credo y al resto se les tacha de herejes.

Pongámonos en situación, pensemos como una persona cualquiera de aquella época, de un día para otro, la persona a la que tu seguías, Jesús, pasa de ser una persona como tú a ser directamente, Hijo de Dios, pero no sólo hijo, si no que él mismo es Dios en sí mismo y es capaz de, con su gracia, su poder, abrirle los ojos al resto del mundo, Espíritu Santo. Esto dio paso a que en un período de poco más de 200 años apareciese el Islam, que predicaba sobre un Profeta, Mahoma, al cual Dios, Alá, le había revelado una serie de ideales que recordaban mucho al cristianismo original, con la misma sencillez, sin la opulencia de la nueva religión. Una persona, una revelación, un dios, una doctrina.

Los musulmanes no conquistaron sólo con armas, lo hicieron con creencias. Siempre he sostenido, incluso sin ser partidario de ninguna de ellas, que la religión es el arma más fuerte y poderosa que existe, y desde el principio de los tiempos hasta hoy día lo ha demostrado y lo sigue demostrando.

Con un arma se infunde miedo, dolor, muerte. Con una creencia, esperanza, paz, tranquilidad a lo que de verdad atemoriza al ser humano, al fin.

Quiero volver a remarcar que no se trata de crear un debate sobre religiones, dioses, creencias y demás. Pero en este caso, al igual que en muchos otros, la religión, o mejor dicho, el cambio de la religión, propiciaron que en nuestro país se viviera la época más rica, a nivel cultural que jamás hayamos vivido. Los avances en medicina, arquitectura, agricultura, astrología, etc., lo debemos a este período el cual no sólo no habría que olvidar, si no dedicarle más tiempo a su estudio.

122 años frente a 781, sacad vosotros vuestras propias conclusiones, yo seguiré llamando a todo Conquista.

Gracias por vuestro tiempo y recordad, no hagáis caso de todo lo que se dice, leed e investigar y sacad vuestras propias conclusiones.